fbpx

Andamios

Andamios. Un mundo desconocido para muchos. Una imagen que para la mayoría no es más que un montón de hierros conectados entre sí y pegados a la fachada de un edificio.

Pero, como en todo, existen muchos tipos y usos para los andamios, y en el blog de hoy os vamos a contar un poco sobre ellos, para que aprendáis algo nuevo antes de iros a dormir.

Un andamio es una construcción provisional que permite el acceso de los obreros y del material a los distintos puntos de un edificio en construcción o rehabilitación. También se utilizan en la construcción naval. Su estructura comprende puentes, pasarelas, plataformas y escaleras, sostenidas por madera o acero.

Es importante conocer cuáles son sus fortalezas y debilidades, así cómo el peso que pueden llegar a soportar, cómo deben ser montados frente a la fachada de la construcción o las medidas de seguridad pertinentes para evitar accidentes.

El proceso de montaje es bastante complejo, con muchos factores a tener en cuenta, como la disposición de las diagonales, el amarre a la fachada, el arriostramiento vertical, la disposición de las plataformas y la protección perimetral; sin olvidar las condiciones ambientales tales como un viento excesivo, fuertes lluvias o tormentas eléctricas.

El desmontaje se realiza en proceso inverso al de montaje, teniendo especial cuidado a la hora de retirar los anclajes y garantizando siempre la estabilidad de la estructura.

Hay que tener en cuenta también que no solo está la parte física, sino que existen una serie de documentos y actas de obra que se deben ir cumplimentando durante todo el proceso, como el plan de montaje, utilización y desmontaje, materiales, herramientas y maquinaria entre otros.

¿Qué tipos de andamios existen? Muchos. Pero eso lo dejamos para otro día.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.